Psicología y Coaching ¿En qué se diferencian?

¿Psicología o coaching? Quizás últimamente te estés planteado en qué te podría ayudar la psicología. Y es que, en los tiempos que corren, nos vemos invadidos por una avalancha de consejos psicológicos” que saturan las redes al punto de perdernos en un mar innavegable de información.

Seguro que entre todo esto te hayas encontrado con más de algún coach o quizás, sin saberlo, con alguna frase propia de esta técnica del tipo: “El éxito ocurre cuando tus sueños son más grandes que tus excusas”.

Es probable que, sumergido en este interminable océano de información, más de una vez te hayas preguntado en qué se diferencian estas dos disciplinas, la psicología y el coaching. En este artículo te lo vamos a contar.

Por Matías Astroza. Psicólogo, Psicoanalísta, Psicoterapeuta y Docente.

¿Qué es el coaching?

El coaching es una disciplina que nació en la década de 1980 en Estados Unidos con el fin de mejorar el rendimiento individual de los deportistas y desde entonces, se ha ido extrapolando a diversas áreas. El mundo empresarial lo ha aplicado con fuerza, con el fin de mejorar el rendimiento individual de los trabajadores.

Y aquí ya tenemos la primera diferencia, y es que este joven conjunto de técnicas de unos 40 años de antigüedad se alimenta de otras como la psicología, que tiene una larga tradición de unos 150 años de antigüedad.

En relación a esto, si ahondamos en su origen podemos ver un batiburrillo de influencias de distintas disciplinas y subdisciplinas; desde la filosofía a la física cuántica, pasando por el psicoanálisis y la gestalt. Otras no tan “científicas” como las “nuevas ideas de liderazgo y management de las nuevas generaciones de gurús americanos” (Ortiz De Zárate, M., 2010), como Stephen Covey, Jim Selman o Peter Drucker.

Lo que es cierto, es que no cuenta con un cuerpo teórico propio que la sustente como disciplina científica, por lo que se sirve de gran cantidad de conceptos; algunos citados, y otros simplemente adueñados con otros nombres más “comerciales”.

Definición de coaching

En cuanto a su definición, nos encontramos con muchas y de diversas corrientes. Una de ellas es la que nos aporta Tim Galwey,  destacando la importancia de la conversación: “El Coaching es el arte de crear un ambiente a través de la conversación y de una manera de ser, que facilita el proceso por el cual una persona se moviliza de manera exitosa para alcanzar sus metas soñadas”.

En este sentido, nos encontramos con una técnica muy similar a lo que sería la práctica de la psicoterapia, solo que en ella no encontramos un cuerpo teórico y una metodología de investigación y tradición científica que le avale como disciplina, tal y como podemos encontrar en la psicología o el psicoanálisis. Nos quedamos de momento, con el batiburrillo de teorías a los que hace referencia.

A la luz del análisis de algunas definiciones y competencias marcadas por las distintas escuelas del coaching, podemos decir que resulta evidente que el enfoque y la aplicación técnica, es de índole psicológico. Parece que solo hay una pequeña línea, muy difícilmente visible, que separa estas dos disciplinas. Normal que tengas esa confusión, ¿no?. Parece que incluso, muchos profesionales de distintas áreas formados en coaching, ni siquiera tienen del todo claro cuáles son sus competencias.

¿Quieres saber cuales son? A continuación te lo cuento.

¿Dónde acaba el coaching y donde empieza la psicología?

Cada vez se ha vuelto más común hablar del trauma y de ciertas técnicas de desensibilización (como el famoso EMDR) en el contexto de formación de coaches y es que, al ser una técnica que no se encuentra del todo definida en sus competencias, en su crecimiento natural, cada vez se encuentra más cerca de chocar con disciplinas como la psicoterapia, la psicología, el psicoanálisis, etc. ¿Podríamos hablar de intrusismo? No del todo, te lo explicamos.

Existe una metáfora desde la perspectiva médica que lo describe muy bien. Hemos extraído la idea de un interesante artículo del Doctor en Psicología por la Universidad de Valencia Enrique Cantón Chirivella, te dejo el enlace aquí para que lo consultes.

Zapatero a tus zapatos

Por ejemplo, supongamos que te fracturas una pierna en tu trabajo. Desde luego podría intervenir una enfermera, un fisioterapeuta o incluso algún compañero de trabajo con ciertos conocimientos de primeros auxilios.

En estos casos, la intervención realizada suele ser únicamente de contención hasta la valoración final de un médico especializado. Podemos decir también que, en función del daño o grado de dificultad de la lesión, podría ser o no resuelta por tal o cual especialista; en otros casos, solo un médico podría hacerlo.

También resulta evidente pensar que si en este caso hubiera un asesoramiento directo de un médico especialista sobre cómo atender y tratar esa lesión, aumentarían las probabilidades de una adecuada intervención por parte de los demás posibles intervinientes.

¿Quién puede hacer coaching?

Desde el punto de vista planteado, podría realizar una intervención de coaching cualquier directivo o líder dentro del ámbito empresarial que estuviese entrenado en técnicas de esta línea; incluso el propio interesado podría realizar estas técnicas para mejorar su rendimiento.

Sin embargo, resulta lógico pensar que en este proceso cualquiera de los dos supuestos intervinientes antes mencionados puede encontrarse con dificultades propias del campo de la psicología para las cuales no están adecuadamente capacitados, ni que decir que la intervención mejoraría sustancialmente si estuviera bajo el asesoramiento de un psicólogo especializado.

Un mal manejo de estas técnicas podría derivar en un profundo daño para la persona, por ejemplo, si nos encontramos en el ámbito del manejo de las emociones y su relación con la historia personal.

COACHING Y PSICOLOGÍA, ¿AMIGOS O ENEMIGOS?

Si bien, no es fácil responder a esta pregunta, de lo que sí tenemos certeza, es que se ha generado una suerte de rivalidad entre estas dos disciplinas más que un acercamiento real desde la práctica.

Parece que el coaching, en su afán de distanciarse del campo de la psicología, se ha ocupado más de buscar las diferencias y los aspectos que le alejan de esta disciplina científica de larga tradición, a veces, ignorando que sus cimientos se construyen en las teorías de la ciencia de la mente y el inconsciente.

A continuación, te mostramos las principales diferencias entre el coaching y la psicología:

Diferencias entre psicología y coaching

Por otro lado, la psicología quizás se ha sentido invadida por el surgimiento de este nuevo enfoque que le ha ido, poco a poco, ganando terreno en algunas áreas, como las organizaciones y el mundo empresarial. Siente que su identidad ha sido suplantada por un anglicismo “kitsch” y “marketero” que quizás, ha calado más hondo en ciertos sectores, pero utilizando conceptos y técnicas muy similares. ¿Debería el psicólogo aprender de ello?

Quiero mejorar mis habilidades en el contexto laboral, ¿Qué necesito? ¿Un psicólogo o un coach?

Si has llegado a este punto del artículo es porque quizás te estés planteando la idea de contratar un coach. Quizás sea porque te estés encontrando con algunas dificultades para avanzar en tu carrera profesional, o quizás sea porque eres un directivo de éxito y quieres saber cómo mejorar la motivación y productividad de tu equipo de trabajo. Sea cual sea el motivo, te vamos a explicar el por qué un psicólogo cumple los requisitos para ayudarte en esa misión.

Quizás, el quid del asunto se encuentre en la formación y capacidades que tenga cada profesional para ejercer tal o cual disciplina, y el conocimiento del cliente sobre el campo de actuación de cada técnica.

Por este motivo, y en base a todo lo anteriormente dicho, podemos decir sin miedo a equivocarnos que el coaching se reduce a la actuación en un campo bastante más limitado al que refiere la psicología, por tanto, si en algún momento quieres contratar los servicios de un coach (a lo que, en función de los objetivos, no vemos la diferencia con un proceso de psicoterapia), te recomendamos que el profesional cuente con una formación amplia en psicología o psicoanálisis y que haya realizado un trabajo de análisis personal ya que, de este modo, podrá enfrentarse de manera adecuada a ciertas dificultades que pueden surgir en el proceso, como el trabajo con la emoción, la ansiedad, el estrés, el manejo de conflictos y un largo etcétera.

Así que, ¡no des tumbos! y si vas a buscar un coach, procura que cuente con una sólida formación y trabajo personal en psicología.

Otro problema radica en el uso indiscriminado del término coaching para designar diferentes actividades, ya sea formación, instrucción, asesoramiento, adiestramiento, desarrollo personal y hasta terapia. Todo esto forma un caldo de cultivo a la confusión de la gente que busca servicios de esta índole que incluso afecta a los mismos profesionales del campo.

Existe mucho desconocimiento en la población sobre la labor que realiza el psicólogo, relacionando muchas veces el ir al psicólogo con tener un problema. El ir al coach puede resultar más “amigable”, quizás sinónimo de éxito o de querer ir a más, desde luego es menos tabú.

La psicología no solo trata patologías, hay tantos tipos de psicología como áreas de desarrollo en el humano. Por eso, si se trata de patología, se recomienda buscar un psicólogo, sino, también. En relación a esto, en el siguiente artículo te cuento los beneficios que puede tener ir a psicoterapia aunque no tengas ninguna patología.

Te dejo el enlace aquí ⬇️:

El coaching es pricipalmente psicología, sin embargo, la psicología es bastante más que coaching.

Referencias

6 razones por las que te conviene que tu coach sea también psicólogo: http://www.copmadrid.org/wp/por-que-y-para-que-de-la-psicologia-coaching/

Chirivella, E. C. (2014) ¿ El coaching es psicología?¿ Quién puede aplicar el Coaching y en qué entornos?.  Informació Psicologica, (107), 2-10.

Grant, A. M., y Cavanagh, M. J. (2007). Coaching psychology: How did we get here and where are we going? International Psychology, 6, 6-9.

INFOCOP (2012). Coaching psychology: ¿una subdisciplina psicológica emergente? https://cutt.ly/jyUzkkd

Ortiz De Zárate, M. (2010). Psicología y Coaching: marco general, las diferentes escuelas. Capital humano, 243, 56-68.

¿Te gustó? Comparte en tus redes

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn

2 comentarios en “Psicología y Coaching ¿En qué se diferencian?”

  1. Genial! Saber diferenciar con quien uno trabajar en su mundo psíquico es fundamental. Es un trabajo delicado, para el cual ha de estarse entrenado y estudiado, no valen 15 horas de formación de coaching porque los estragos que se pueden generar en la persona son enormes.
    ¡Cuidado!

    1. Muchas gracias por tu comentario Daniela.

      Efectivamente, estamos muy de acuerdo con lo que planteas. Nuestra misión se fundamenta en darle la importancia y el lugar que se merece al estudio de la psicología y su aplicación. Es labor de nosotros los psicólogos también, informar y educar sobre nuestra importancia como profesionales y como disciplina científica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Suscríbete para ser el primero en recibir nuestros artículos

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en un posterior envío.

Para enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de datos: Matías Astroza Rodríguez.
  • Finalidad: responder a solicitudes del formulario.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: Matías Astroza Rodríguez (datos almacenados solo en cliente de email)
  • Derechos: tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Suscríbete para ser el primero en recibir nuestros artículos

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en un posterior envío.

Para enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de datos: Matías Astroza Rodríguez.
  • Finalidad: responder a solicitudes del formulario.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: Matías Astroza Rodríguez (datos almacenados solo en cliente de email)
  • Derechos: tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Newsletter

suscripción

Te enviaremos contenido de interés para ti

Al enviar un formulario se solicitan datos como tu email y nombre que se almacenan en una cookie para que no tengas que volver a completarlos en un posterior envío.

Para enviar un formulario debes aceptar nuestra política de privacidad.

  • Responsable de datos: Matías Astroza Rodríguez.
  • Finalidad: responder a solicitudes del formulario.
  • Legitimación: tu consentimiento expreso.
  • Destinatario: Matías Astroza Rodríguez (datos almacenados solo en cliente de email)
  • Derechos: tienes derecho al acceso, rectificación, supresión, limitación, portabilidad y olvido de tus datos.